Pin It

 

La oración de súplica, expresión de confianza en Dios

niño

 

La Comisión Arquidiocesana de Pastoral Social, haciéndose eco de lo expresado por Monseñor Carlos Ñáñez en la Misa radial del domingo pasado, desea invitar y proponer a la comunidad creyente de nuestra Arquidiócesis a  generar espacios comunitarios de oración.

 En su homilía, monseñor Ñáñez repasó la problemática actual frente al debate por la ley de aborto y apeló a “buscar juntos caminos que permitan salidas”. Destacó cuán importante es “escuchar desapasionadamente los argumentos de la ciencia que nos ilustra acerca del comienzo y el desarrollo de la vida”; a su vez, anunció que “debemos escuchar las experiencias de madres que han vivido con profunda intensidad y cariño su propia maternidad”. 

Reflexionó también “Esta discusión nos debe hacer pensar en aquellas mujeres que afrontan embarazos difíciles, embarazos complejos, embarazos incluso no deseados”. Exhortó a los presentes a “ofrecer la ayuda afectiva, médica, psicológica, espiritual, incluso económica. Para que puedan afrontar y llevar adelante ese embarazo y dar a luz al niño”. Y oró “para que en nuestra patria se cuiden las dos vidas. La de la madre, y la del niño por nacer”. 

Monseñor Ñáñez afirmó: “Cualquiera sean las disposiciones de las leyes humanas, para un cristiano sigue siendo un compromiso ineludible el respetar el cuidar, el proteger, el defender la vida. Porque toda vida es sagrada, obra de Dios, don suyo, porque vale toda vida. Pidamos por esa intención en nuestra patria; pidamos la ayuda del Señor para que ilumine a quienes tienen que tomar decisiones en este orden”

Desde la Pastoral Social y adhiriendo a la propuesta de la Comisión Episcopal de Laicos y Familia invitamos a las comunidades parroquiales, educativas y religiosas de nuestra Arquidiócesis, para que estos días,  en torno a la votación por la ley del aborto elevemos conjuntamente nuestras plegarias al Dios de la vida.

Sugerimos el rezo de la Oración por la Vida de San Juan Pablo II, propuesta por los obispos argentinos, junto con el rezo del Santo Rosario. Proponemos generar espacios de oración según las posibilidades y la realidad de cada comunidad.

Para concluir, transcribimos unas palabras del Santo Padre Francisco tomadas de la Exhortación Apostólica Gaudete et Exultate en el número 154:

La súplica es expresión del corazón que confía en Dios, que sabe que solo no puede. En la vida del pueblo fiel de Dios encontramos mucha súplica llena de ternura creyente y de profunda confianza. No quitemos valor a la oración de petición, que tantas veces nos serena el corazón y nos ayuda a seguir luchando con esperanza. La súplica de intercesión tiene un valor particular, porque es un acto de confianza en Dios y al mismo tiempo una expresión de amor al prójimo... La intercesión expresa el compromiso fraterno con los otros cuando en ella somos capaces de incorporar la vida de los demás, sus angustias más perturbadoras y sus mejores sueños. De quien se entrega generosamente a interceder puede decirse con las palabras bíblicas: «Este es el que ama a sus hermanos, el que ora mucho por el pueblo (2 Macabeos 15,14)”.

 

DESCARGAR EN PDF

 

separador

Pin It

 

 

El Salvador nació en un pesebre, entre animales,

como lo hacían los hijos de los más pobres;

creció en un hogar de sencillos trabajadores y

trabajó con sus manos para ganarse el pan.

Evangelii Gaudium 197.

Saludo y mensaje por el Día del Trabajador

1 de mayo de 2018

En este Primero de Mayo queremos saludar y reconocer a todos aquellos que con su trabajo esforzado y honesto engrandecen a sus familias y a nuestra Patria.

        Hoy es un día de fiesta y de celebración para aquellos que tienen trabajo digno y estable. Y anhelamos que pueda ser una ocasión de esperanza para quienes están en condiciones laborales más vulnerables como son los contratados, los subempleados y los que están en situación de trabajo informal. Muchas veces, por esta situación de inestabilidad, estos hermanos experimentan la angustia y la incertidumbre de no saber si podrán cubrir las necesidades básicas de sus familias. Todos tenemos que trabajar y rezar para que puedan dejar atrás las situaciones de precariedad y de vulnerabilidad laboral.

En este día también queremos solidarizarnos con tantos hermanos que están desocupados o que han sido despedidos de sus trabajos, muchos de los cuales no encuentran un puesto de trabajo digno, esto es lo que el Papa Francisco llama con dolor marginación y exclusión. Sabemos que es una situación agobiante, y, por eso, queremos estar cerca de cada uno de ellos y de sus familias.

Responsabilidad de todos

La generación de fuentes de trabajo debe ser una política del Estado prioritaria. Pero, también, una preocupación de todos los actores sociales. Deseamos que nuestras autoridades puedan crear las condiciones necesarias para el desarrollo de iniciativas que generen puestos de trabajos dignos, estables y bien remunerados.

 Desde esta Pastoral Social alentamos todas las iniciativas, tanto estatales como privadas, que contribuyen con la generación de trabajo digno y promueven la tan necesaria cultura del trabajo.

Es responsabilidad de todos (políticos, empresarios, sindicalistas y trabajadores) poner lo mejor de cada uno para favorecer la cultura del trabajo y el Bien Común, y posibilitar de esa manera que cada ciudadano pueda obtener lo necesario para vivir dignamente.

Que el reconocimiento de nuestros derechos y deberes, y la guía de Dios, fuente de toda razón y justicia, nos permitan alcanzar un acuerdo social para terminar con los despidos y crear nuevas fuentes de trabajo. Que San José Obrero nos guie y nos guarde como lo hizo con la Sagrada Familia.-

PASTORAL SOCIAL ARQUIDIOCESANA.

IGLESIA CATÓLICA EN CÓRDOBA.

 Descargar en PDF

separador

Pin It

JornadaNiñoPorNacer

Cada 25 de marzo la Iglesia Católica conmemora la encarnación del Hijo Único de Dios en el seno de la Santísima Virgen María. Este año, al coincidir con el comienzo de la Semana Santa, la celebración litúrgica se traslada al lunes 9 de abril.

En nuestro país cada 25 de marzo se celebra la “Jornada del niño por nacer”. Con toda la Iglesia que está en Argentina, nosotros como comunidad católica que peregrina en Córdoba queremos decir “Toda vida vale”.

Queremos expresar, convencida y respetuosamente que toda vida humana debe ser acogida y cuidada desde la concepción hasta su fin natural. Al hacerlo, incluso públicamente, deseamos expresar nuestra convicción con respeto y sin ningún tipo de discurso agresivo.

Queremos expresar también que debemos preocuparnos, autoridades y ciudadanos, por acompañar y sostener a las mujeres que llevan adelante embarazos en circunstancias difíciles, dramáticas, o incluso no deseadas. La solidaridad y la creatividad de nuestro pueblo y de sus autoridades pueden imaginar e  implementar soluciones que resguarden y cuiden la vida de la madre y la del niño por nacer.

Finalmente, queremos expresar que anhelamos honrar toda vida: la del que vive en situaciones de indigencia, de enfermedad, de discapacidad y de quienes ya no son auto-válidos.

A las puertas de la Semana Santa, recordemos que Jesús se entrega por todos nosotros  y que su propósito es: “Yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia”.

                Acojamos y honremos la vida porque “Toda vida vale”

 

El Arzobispo  y los Obispos Auxiliares

en nombre de la Iglesia que está en Córdoba

Mensaje Jornada del Niño por Nacer

Pin It

 

baby 3109433 1920

 

La vida humana es un don. Esta es una experiencia compartida de muchos hombres y mujeres, sean creyentes o no. Se refleja en el rostro de los padres cuando contemplan por primera vez a sus hijos. El anuncio de la espera de un hijo es una alegría que se comparte con familiares y amigos.

Pero a veces en la historia de otras personas no es así, no es algo deseado, esperado, decidido, aunque en ocasiones en los meses siguientes se redescubre la belleza de esa vida que viene en camino.

Para otros, la concepción de esa vida no fue fruto de un acto de amor, y hasta pudo haber sido consecuencia de una acción de abuso y violencia hacia la mujer.

Allí es cuando surge la pregunta humana y ética sobre qué hacer. En la forma de responder la pregunta se cae muchas veces en plantear un enfrentamiento entre dos personas en situación de vulnerabilidad. Por un lado la mujer, que no decidió ser madre, suele encontrarse en soledad y la mayoría de las veces en un contexto de pobreza;  por otro lado, la vulnerabilidad de la vida humana concebida que no se puede defender. Debiéramos escuchar tanto a las madres embarazadas que sufrieron una terrible violencia sexual, como así también contemplar el derecho a la existencia de los inocentes que no pueden defenderse.

La pregunta humana y ética es: ¿hay que optar por una vida y eliminar a otra?

La eliminación de la vida humana del que no se puede defender instaura el principio de que los más débiles pueden ser eliminados; acepta que unos pueden decidir la muerte de otros. Hace unos años con la sanción de la Ley “Asignación Universal por Hijo”, el Honorable Congreso de la Nación demostró una vez más en su historia republicana un alto grado de sensibilidad humana a favor de la familia y de la vida de los niños y jóvenes más pobres. ¿No se podrá continuar por ese camino legislativo?

La solución o el camino para abordar estas situaciones es la implementación de políticas públicas que: 

- Establezcan como prioritaria la educación sexual integral de la ciudadanía, en la que se  fomente y capacite para la decisión libre y responsable de concebir una vida humana. Todos tenemos necesidad y derecho de ser recibidos como hijos.

- Reconozcan la dignidad de la vida humana desde el comienzo de su concepción pasando por todas las etapas de su desarrollo, la dignidad e igualdad de la mujer y el varón, y se implementen acciones tendientes a encarar las causas de la violencia hacia la mujer generando nuevas pautas de conductas basadas en el respeto al otro

- Acompañen, desde lo social, las situaciones de conflicto y atiendan las heridas que quedan por sanar en quienes están atravesando por estas situaciones.


El diálogo democrático

Estamos ante el debate parlamentario de distintos proyectos de ley. Es necesario, que más allá del buen funcionamiento de nuestro sistema republicano en el cual se legisla a través de los representantes del pueblo, se tenga en cuenta que este tema toca profundamente el tejido de nuestra sociedad.

Que este debate nos encuentre preparados para un diálogo sincero y profundo que pueda responder a este drama, escuchar las distintas voces y las legítimas preocupaciones que atraviesan quienes no saben cómo actuar, sin descalificaciones, violencia o agresión. 

Junto con todos los hombres y mujeres que descubren la vida como un don, los cristianos también queremos aportar nuestra voz, no para imponer una concepción religiosa sino a partir de nuestras convicciones razonables y humanas.  


Comisión Ejecutiva
Conferencia Episcopal Argentina
Buenos Aires, 23 de febrero de 2018

Pin It

 “¡Pido a Dios crezca el número de políticos capaces de entrar en un auténtico diálogo que se oriente eficazmente a sanar las raíces profundas y no la apariencia de los males de nuestro mundo!”   

  Evangeli Gaudium (203)

Ante la proximidad de las elecciones parlamentarias nacionales del 22 de octubre, como Pastoral Social queremos insistir en la necesidad de prepararnos de manera adecuada para que la participación cívica honre nuestro compromiso ciudadano y cristiano.

Con este fin, para ayudar al conocimiento de las propuestas de los candidatos a diputado nacional y de sus agrupaciones políticas es que, conjuntamente con la Universidad Católica de Córdoba, hemos organizado un “Diálogo con los candidatos de Córdoba” para contribuir con el debate democrático y con la toma de conciencia de los ciudadanos.

 Un buen ciudadano es aquel que sabe hacer uso de su libertad; que se conduce de acuerdo con las leyes y las normas vigentes; que ha excluido la solución violenta de los conflictos; que es capaz de argumentar y encontrar consensos en los desacuerdos; que asume las consecuencias de sus acciones; que valora y acepta la autoridad aunque esté siempre vigilante de sus decisiones; y que puede ponerse en el lugar de quien no tiene sus mismas convicciones.

            Una conducta ciudadana comprometida con el bien común es incompatible con el individualismo, la indiferencia política (que se puede manifestar de múltiples formas), la intolerancia, la falta de conciencia comunitaria y el conformismo, entre otras cosas.

            Por todo esto, como  ciudadanos debemos conocer las propuestas elementales de las distintas opciones políticas, de manera tal que podamos formarnos una opinión fundada, para elegir y votar con conciencia y con responsabilidad.

También es parte de nuestra responsabilidad tener memoria cívica, lo que significa recordar la trayectoria del candidato, su servicio a la sociedad, su coherencia entre la promesa electoral y el desempeño posterior, su respeto por la ley y los principios constitucionales.

 PASTORAL SOCIAL ARQUIDIOCESANA

IGLESIA CATÓLICA EN CÓRDOBA

 

 Diálogo con candidatos:

Se llevará a cabo el 11 de Octubre, 18:30 hs en el Auditorio Diego de Torres de la Universidad Católica de Córdoba.

Se podrán retirar las entradas a partir del 4 de octubre en:

  • Sede de Caritas – Pastoral Social.  Vélez Sarsfield 929.
  • Universidad Católica de Córdoba – Obispo Trejo 323.
  • Se entregarán hasta dos entradas por persona.

Consultas e información: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Descargar Mensaje en PDF  icon pdf

 

separador

Buscador del Sitio

Facebook