• Papa-en-Auschwitz
  • habitantes a ciudadanos
  • ciudad Cordoba frace
  • interior Cordoba lema
Pin It

JUBILD

Foto de http://www.colabojuj.org.ar                                                

 

Córdoba, 12 de diciembre de 2017       

Sr/a. Diputado/a de la Nación por Córdoba

S________/________D

De nuestra mayor consideración:

Le escribimos en esta oportunidad con motivo del debate y la eventual votación del proyecto de ley denominado “de reforma jubilatoria” para que pueda considerar las enseñanzas que propone la Doctrina Social de la Iglesia en relación con esta materia. Enseñanzas a las que adhiere el papa Francisco, tantas veces mencionado en el discurso social y político actual.

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia reconoce que la pensión es uno de los derechos de los trabajadores (301). Y en el punto 302 precisa el carácter que deben tener las remuneraciones:

“La remuneración es el instrumento más importante para practicar la justicia en las relaciones laborales (659). El «salario justo es el fruto legítimo del trabajo» (660); comete una grave injusticia quien lo niega o no lo da a su debido tiempo y en la justa proporción al trabajo realizado (cf. Lv 19,13; Dt 24,14-15; St 5,4). El salario es el instrumento que permite al trabajador acceder a los bienes de la tierra: «La remuneración del trabajo debe ser tal que permita al hombre y a su familia una vida digna en el plano material, social, cultural y espiritual, teniendo presentes el puesto de trabajo y la productividad de cada uno, así como las condiciones de la empresa y el bien común» (661). El simple acuerdo entre el trabajador y el patrón acerca de la remuneración, no basta para calificar de «justa» la remuneración acordada, porque ésta «no debe ser en manera alguna insuficiente» (662) para el sustento del trabajador: la justicia natural es anterior y superior a la libertad del contrato”.

Teniendo en cuenta que los criterios son igualmente aplicables a las pensiones, en tanto estas deben permitir “al hombre y a su familia una vida digna en el plano material, social, cultural y espiritual” y que todos sabemos que la actual condición de la mayoría de los jubilados no es la que desearíamos, le exhortamos a que en su carácter de Diputado Nacional por Córdoba rechace toda iniciativa que atente en términos reales contra la situación material actual de los jubilados y aparte a los jubilados de su legítimo derecho a recibir lo suficiente para garantizar la dignidad de la vida.

A la vez, le pedimos tenga a bien procurar iniciativas que garanticen el pleno acceso de los jubilados a los medicamentos y demás bienes necesarios para una vida digna.

Le saludan atentamente los miembros de Pastoral Social Arquidiocesana de Córdoba

     

separador

Buscador del Sitio

Facebook